“Lucho con la atracción hacia personas del mismo sexo”

Querido QT life, 

He luchado por mucho tiempo con la atracción hacia las personas del mismo sexo. Soy un chico y, si bien me siento emocionalmente atraído por las chicas, siento atracción física solo por los hombres. He orado y pedido muchas veces a Dios que me cambie, pero todavía experimento los mismos pensamientos. Sé que no puedo controlar mis pensamientos, pero cada vez que miro a alguien del mismo sexo y tengo pensamientos impuros, me siento sucio y derrotado por este pecado. Por favor, ayúdame. Realmente no sé qué más hacer.

Querido Lector

Gracias por tu pregunta. Quiero empezar diciendo que aprecio la apertura, honestidad y vulnerabilidad que exhibes en la búsqueda de ayuda para un tema tan complejo y personal. Todos somos pecadores con nuestras propias luchas únicas y todos estamos en necesidad de un Salvador. Quiero recordarte en primer lugar que no hay ninguna condenación para los que están en Jesucristo (Ro. 8:1-2). Ruego realmente a Dios que traiga convicción a la comunidad cristiana a tu alrededor para que te acompañe en esta lucha.

Quiero ofrecerte alguna orientación bíblica con respecto a la atracción entre personas del mismo sexo (SSA, por sus siglas en inglés), y, mientras lo hago a sabiendas de que la situación de cada persona es distinta, espero poder al menos hablar sobre los aspectos generales de tu lucha. En primer lugar, entiendo que este deseo no es algo que elegiste tener, lo que hace que sea especialmente difícil. Santiago 1:14-15 nos ofrece un cierto estímulo sobre estos tipos de deseos que no queremos tener. Vemos en estos versículos que el deseo no siempre es lo mismo que el pecado (puede ser a veces, pero no siempre). Siempre vamos a luchar con ellos, debido a nuestra naturaleza pecaminosa, pero no debemos perder la esperanza solo porque a veces sentimos que no podemos controlarlos. A Dios le importa si actuamos o no según estos impulsos. Damos luz al pecado y a la desobediencia, cuando cedemos ante la tentación. Sin embargo, si resistimos nuestros deseos pecaminosos y actuamos de acuerdo con los mandatos de Dios, esto le honra y nos ayuda a crecer en la santidad.

En segundo lugar, quiero recordarte que tu identidad no está determinada por tus deseos; tu identidad está determinada por tu relación con Cristo. Somos adoptados en Cristo, como hijos de Dios (Ro. 8:16); somos reconciliados con Dios y recibimos propósito como embajadores de Cristo (2 Co. 5:18-20); y seremos glorificados, cuando Cristo regrese (1 Co. 15). La sexualidad es solo una parte de nuestra identidad, pero no nos define. En tercer lugar, si bien es genial, que quieras sinceramente que Dios cambie tus deseos, quiero asegurarme de que tengas expectativas bíblicamente realistas. Los cambios se producen con frecuencia en incrementos pequeños y más lentamente de lo que esperamos. Por ejemplo, si una persona que estaba habituada a robar diez cosas cada semana, ahora quiere dejar de hacerlo, si logra solo robar cinco cosas cada semana, ha hecho un avance. Esa persona puede sentirse desanimada, porque continúa pecando, pero Filipenses 1:6 nos asegura que el Espíritu Santo obra en el corazón de los que están en Cristo y que Él completará algún día la buena obra que comenzó en nosotros. La lucha es larga y tediosa, para la mayoría de las personas que experimentan la SSA, por lo que es importante que tengas expectativas realistas sobre el trayecto que tienes por delante y celebres cada pequeño avance que logras en la superación de estos deseos. Además, es fundamental que sigas fomentando tu anhelo por Dios. La mejor manera de deshacerte de los impulsos pecaminosos es reemplazarlos con fuertes aspiraciones piadosas. Tenemos que esforzarnos para anhelar fuertemente al Señor, lo cual es tan importante como alejarnos diariamente de los malos deseos.

Por último, quiero darte algunos consejos prácticos. Te animo a hablar con alguien de tu iglesia, alguien que sea digno de confianza, comprensivo, pronto para oír, tardo para hablar y que se preocupe genuinamente por ti. Esto no será fácil de hacer, pero mantener en secreto tu SSA puede generar miedo y la duda se carcomerá lentamente tu corazón. Necesitas a alguien que camine constantemente contigo a largo plazo, ya que esta será muy probablemente una larga lucha. Para concluir esta carta, elevo una oración por ti y por la comunidad que te rodea. Tal vez la siguiente cita del consejero cristiano el Dr. David Powlison pueda animarte, mientras continúas tu camino: “Cristo acude con misericordia a las personas que conocen sus pecados. Su misericordia lleva a hacer cosas simples que van constantemente en la dirección correcta. ¿Te sientes desanimado y derrotado por tu lucha? No dejes que nadie te engañe, diciendo que existe una respuesta mágica y que de alguna manera la pasaste por alto. No hay respuestas mágicas, pero una Persona (Jesús) llena de luz está dispuesta a caminar contigo, en dirección de la luz. Él está dispuesto a acompañarte todo el camino a casa”.

(Los devocionales que te ayudarán a profundizar en tu relación con Dios están aquí)

Paul P.

Acerca del Pastor Paul

El pastor Paul nació y se crio en Seúl, Corea. Recibió su maestría en teología en el Seminario Teológico Westminster y, en la actualidad, se desempeña como el pastor asistente de la universidad en la iglesia Renewal Presbyterian Church en el área oeste de Filadelfia, Pennsylvania. Sus otras pasiones son el fútbol (¡Visca el Barça!) y el café. Aspira publicar algún día un libro que sea éxito de ventas según el diario New York Times.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es Español
X